Secretos de cómo introducir una reina

Portal Apícola
(20/10/04) La reina es la pieza fundamental de una apicultura racional y de sus cualidades depende en gran parte el éxito de una explotación apícola. Propietarios de Cabañas le contaron a Portal Apícola sus secretos para una introducción exitosa de la reina en colmenas y en núcleos.
 

Inserción de reinas: una mirada desde el centro del país


Con el fin de obtener la mayor diversidad posible de fuentes, Portal Apícola consultó para este informe especial sobre Inserción de Reinas a Hugo Petit, propietario de Colmenares Independencia de la zona Rio Primero, Córdoba.
Para núcleos o colmenas, Petit dijo que se debe tratar recrear las condiciones generales que la abeja crearía por si sola, evitar climas malos y no causar stress.
Se deben cuidar todos los reparos para que las demás abejas no tomen a la nueva sobrana y la maten. “Si las abejas matan una reina deficiente, tampoco aceptarán una reina igual. Menos aún aceptarán una reina mal fecundada y eso es detectado por las abejas”, expresó Petit.
De ahí que sea indispensable contar con reinas de buena calidad y buena fecundación.
“También rechazan reinas con problemas sanitarios porque los detectan en la postura,
por ejemplo reinas criadas bajo nosemosis, o con ovariolas debilitadas”, agregó Petit.
Entre los consejos para la introducción de la nueva soberana, el criador recomendó, si la colmena está reducida, reunir los cuadros sobre un lado y poner en todos los casos -junto con la reina- un alimentador de tabique lleno de jarabe.
Entre los métodos con poca probabilidad de error a la hora de la inserción, Petit sostuvo que si se “mata la reina vieja sobre la jaula nueva, es raro que en esta inserción la aceptación falle”.
Otro detalle que recomendado es retirar las abejas acompañantes para acelerar la interacción entre las nodrizas de la colmena y la nueva reina. También se deben destruir las celdas reales.
Si no se pueden evitar los malos días, el propietario de Colmenares Independencia dijo que “es pertienete dejar el candy bloqueado, y al cabo de unos días se libera el candy y se destruyen las celdas reales”.
Para Petit no vale la pena poner una reina nueva en una colmena enferma y no recomienda cambiar las reinas todos los años: "En muchos casos las reinas son mejores en el segundo año", sostuvo.
En ese sentido, argumentó también que tiene reinas que en primer año no pudieron completar la cámara de cría y que al segundo año, luego de ser dejadas como ensayo, demostraron un potencial que las hicieron merecedoras de una selección para reproducción.
"He tenido una reina caucásica que al cabo de cuatro temporadas ya tenía las alas
desflecadas, la marca azul apenas se le notaba, y sin embargo su postura seguía siendo buena y las abejas no la cambiaban”, recordó.
Petit trabaja con abejas italianianas y caucásicas, pero tampoco descarta las rústicas "porque tienen una fuerza natural que no quiero perder".
Para Petit, "debe quedar en claro que las reinas hay que cambiarlas respetando
las necesidades naturales o -al dividir- recreando las mismas condiciones”.
Como último consejo, Petit indicó que es importante no abrir la colmena antes del séptimo día.
 

No pocos son los apicultores que fallan
al introducir la nueva reina. En este informe, sobre la base de declaraciones de reconocidos propietarios de cabañas apícolas, se tratara de esclarecer las causas más comunes de los yerros en la introducción; así como sus soluciones, y a la vez, enumerar los métodos más utilizados por los productores.
La introducción de reinas, según expone el Ing. Agr. Daniel Bazzurro en su trabajo realizado para el INTA, «consiste en los manipuleos necesarios para que una colonia cuente con una nueva reina, suministrada por el apicultor».
La reina es la pieza fundamental de una apicultura racional y de sus cualidades depende en gran parte el éxito de una explotación apícola. Para Alejandro García, reconocido productor de material vivo, los fracasos en la introducción tienen que ver con cuestiones casi mitológicas: «El tema de la introducción de reinas
esta rodeado de un montón de mitos y de métodos raros, que son los responsables del alto porcentaje de rechazos», indicó
el productor.
Martín Braunstein, propietario de Cabaña Malka, dijo a Portal Apícola que «es imprescindible diferenciar dos momentos en lo que a reinas fecundadas se refiere : la introducción y la aceptación».
Braunstein lo explica de la siguiente manera: «En el caso de la introducción, existen multitud de métodos que implican una o varias visitas al apiario y que utilizan distintos tipos de jaulas de introducción. En tanto, en lo que se refiere a la aceptación, una reina fecundada es aceptada por la colmena, núcleo o paquete solamente después que fue liberada de su jaulita de transporte y recién una vez que ha iniciado la postura de huevos con un ritmo acorde a las necesidades demográficas de la colonia» .
Siguiendo con la aceptación, el cabañero manifestó : «No es verdad que tenga lugar durante el período que transcurre desde
el momento de la introducción de la jaulita dentro de la colonia (durante el cual la reina permanece en cautiverio dentro de
la misma) hasta que es liberada luego de que las obreras consumieron el candy. Para que exista aceptación, la reina fecundada no sólo debe haber sido liberada sino también tiene que haber demostrado que es eficiente en la tarea de poner huevos», remató Braunstein.

Introducción en núcleos y en colmenas

En primer lugar, según Alejandro García, hay que aclarar en dónde se quiere introducir la reina. «No es lo mismo introducir una reina en una cámara de cría completa, que en un núcleo de 4 cuadros recién formado, ya que la presencia de feromonas de la reina anterior es muy importante en la aceptación. En un núcleo recién formado y más aún si fue armado con cuadros de diferentes colmenas (es lo mas aconsejable), la introducción es muy simple y basta sólo con utilizar una jaulita benton con una cantidad pequeña de candy, ya que las feromonas de las diferentes colonias de origen de esos cuadros se mezclaran desorientando a las obreras».
Guillermo Stevenazzi, propietario de la Cabaña Misqui huasi, coincide con su colega: «Por supuesto dependerá si es una colmena o un núcleo. Si es una colmena se deberá buscar la reina vieja y eliminarla. Lo recomendable es matarla sobre el tejido de la cajita para que transmita sus hormonas y feromonas sobre la cajita y a su vez que pasen a la reina nueva».
Siguiendo con la importancia de la transmisión de olores, Stevenazzi agrega: «Es importante eliminar a las acompañantes que van con la cajita de la reina, porque estas nodrizas mantienen el olor. Lo ideal es que la reina este sola para que el olor extraño sea lo menos posible y a su vez, al estar sola, pide que la alimenten a través del tejido y ese intercambio de alimentos significa también intercambio de olores».
Stevenazzi destierra así la idea de que las acompañantes deben alimentar a la nodriza: «La función principal de las acompañante es mantener la temperatura. Y en algo acompañarla en la alimentación, pero la reina sola se puede alimentar con el candy. A parte, las acompañantes son mas vale para el traslado. Dentro de la colmena las acompañantes no cumplen ninguna función. Nada mas que la contra de mantener por mas tiempo el olor», reafirmó el productor.
En lo que se refiere a la introducción en núcleos, el propietario de Misqui Huasi sostuvo: «En los núcleos nos ahorramos el trabajo de buscar a la reina vieja . Y la misma precaución, sacarle las nodrizas y se puede introducir en el momento que uno hace los núcleos, no es necesario que este mucho tiempo huérfano porque la abeja a los 10 o 15 minutos ya está buscando donde está su reina, o sea que esta consiente enseguida que esta huérfana. No es necesario tanto tiempo porque en seguida se da cuenta. En la experiencia nuestra de hacer la extracción en los nucleros de fecundación sacando la reina, vemos que estamos trabajando en el nuclero de al lado y en el anterior, que no han pasado mas de 10 minutos ya esta buscando haber donde se fue a parar la reina que tenía. En una colmena a lo mejor tarda un poco mas por el hecho de la demasiada población.», diferenció Stevenazzi.

Introducción por recambio o por pérdida

En una colonia fuerte se pueden dar dos casos: una introducción por recambio, o una por perdida de la reina. «En el recambio la forma mas acertada de trabajar es: retirar la reina vieja unas 24 a 48 horas antes de la introducción de la nueva reina, destruir cualquier inicio de celda real e introducir la jaula benton con el deposito de candy completo, y dejar que ellas la liberen. Un error muy común es mirar a las 24 horas y al ver que están alimentando a la reina perforar el candy acelerando la salida, la mayoría de las veces la reina es apelotonada por las abejas mas viejas», indicó Alejandro García.
En este punto, Stevenazzi disiente con su colega ya que no ve necesario matar a la reina anterior con anticipación. «No es necesario matar a la reina con anticipación. Sobre todo si es una colmena donde las abejas si uno las deja 48 horas van a levantar celdas, y después hay que tomarse el trabajo de revisar cuadro por cuadro donde están las celdas. Y en un gran porcentaje, nos engañan las abejas, las esconden y no las vemos. Y basta que haya una celda para que ya no acepten la reina nueva».
En el caso de introducción por perdida, según García, se da generalmente cuando el apicultor notó la falta de postura o por una celda real. «El tiempo de orfandad es suficiente, solo quedaría destruir las celdas reales naturales e introducir la jaula bentton con la mitad de candy para una liberación mas rápida», indicó el productor.
Se tendrá que destruir todas las celdas reales (operculadas o por opercular) que estén presentes en la colmena. Sobre cómo hacerlo, Braunstein sostuvo: «conviene sacudir las abejas de los marcos dentro de la colmena para ver si en alguna esquina o disimulada por alguna construcción de panal se nos pasó inadvertida alguna celda real. Al destruir las eventuales celdas reales que pudieran estar presentes, disminuimos significativamente las chances de que las abejas obreras huérfanas desarrollen preferencia hacia las celdas por nacer en vez de a la reina fecundada enjaulada que acabamos de introducir».
Si el periodo de orfandad fue prolongado, García aconsejó: « Deberá tenerse en cuenta que no haya celdas reales nacidas, porque eso puede significar una reina virgen fecundando, con lo que la aceptación de la reina introducida podría fallar, también hay que verificar que la colmena no haya comenzado con el proceso de obreras ponedoras, porque allí también fallaría la introducción. En caso de haber obreras ponedoras, se deberá llevar la colmena a 15 o 20 metros de su lugar de emplazamiento y sacudir todos los cuadros fuera del alza, colocando la colmena vacía en su lugar, las obreras retornaran, pero las ponedoras no, allí se introduce la jaulita bentton con la reina», describió el apicultor.
Aquí, luego de haber matado a la reina que va a ser reemplazada y de haber destruido la totalidad de las celdas reales que pudiera haber, algunos productores como se indicó párrafos arriba proponen que hay que dejar a la colmena 48 horas en completa horfandad y sin realizar ningún tipo de manipulación sobre ella, Brunstein también coincide con este método: «Pasadas las 48 horas se introduce la jaulita que contiene la reina en la colmena. No olvidar que se encuentre destapado el compartimiento de acceso al candy, algunos criadores de reinas acostumbran poner un corchito o tapón plástico tapando este orificio, nosotros sin embargo, hemos optado por evitar esta práctica ya que algunos apicultores olvidan remover el corchito o tapón al introducir la reina, con lo cual es imposible que la reina sea liberada», agregó el cabañero.
Si la colmena receptora es muy agresiva y lo que se busca es cambiar reinas para mejoras genética, García explicó: «Es muy importante no introducir nodrizas junto con la reina, porque generalmente la agresión comienza entre las obreras de dentro y fuera de la bentton transmitiéndose luego a la reina. Otra cosa que se puede hacer es rociar tanto a la colmena como a la jaulita con jarabe de azúcar y agua 1 en 1 con esencia de vainilla, esto hará que se mezclen los olores, pero siempre mediando una orfandad de por lo menos 24 horas», advirtió el productor.

Introducción de las jaulitas según la temperatura

Siempre y cuando la temperatura ambiente no sea inferior a 20 grados, en términos de lo indicado por Braunstein, «la jaulita puede introducirse cómodamente por la piquera en sentido transversal con respecto a los listones inferiores de los cuadros, con la ayuda de la palanca empujándola unos 15 centímetros dentro de la colmena».
Si la temperatura fuera inferior a los 20 grados, el propietario de Cabaña Malka agregó que «las abejas podrían arracimarse desatendiendo a la reina que está en el piso de la colmena».
Cuando las temperaturas son frías, Braunstein aconseja la siguiente técnica : «Sacar el techo y la entretapa, luego separar los cabezales de los marcos con mayor concentración de abejas de la cámara de cría e insertar la jaulita paralela a los cabezales con el tejido hacia abajo, de este modo evitamos la posibilidad de enfriamiento de la reina».

Diversidad de métodos

Hay apicultores que para recambiar reinas toman a la vieja y rayan la mandíbula sobre el alambre tejido de la jaulita a introducir, esparciendo así la feromona mandubular, que es la distintiva de cada reina sobre la que se introduce.
Además de este método, García indicó : «El de la borrachera de humo, o el baño en miel ha tenido mas fallos que aciertos, por lo tanto no lo recomiendo. Tampoco se puede decir que la introducción con nitrato de amonio sea 100 % efectiva, aunque si es mas efectiva que los dos anteriores», expresó el productor y remató: «En resumen, siempre es mejor introducir las reinas, ya sean vírgenes o fecundadas en su jaula bentton y darle a la colmena el tiempo necesario para que la acepte, sin acelerarlo con intervención nuestra».
Brunstein se adhiere a la no intervención: «Una vez que la reina fue introducida no tocar a la colmena y dejarla tranquila por un período de 7 a 10 días. Si por impaciencia o error se perturba a la colmena en ese momento tan delicado -en que la reina está alcanzando su pleno potencial de ovipostura- puede ocurrir que la reina sea apelotonada y asfixiada por las obreras», precisó el productor.
Para Stevenazzi este error a desterrar es común en los que se inician en apicultura: «Los principiantes tienen esa costumbre de abrir la colmena haber que pasó. Lo recomendable tanto en núcleo como colmena es no tocarlo por diez días, y aguantarnos las ganas de ver lo que pasó porque las abejas, sobre todo si son nerviosas, uno al tocarla las altera y lo primero que atacan es a la reina porque la desconocen».
Cuando transcurrieron 7 a 10 días desde la introducción de la reina, es de esperar que al menos el 95% de las reinas esté en postura y hasta quizás con larvas recién nacidas. Esto se comprueba fácilmente extrayendo un marco del centro de la cámara de cría y observando la presencia de cría. No es en absoluto necesario ver a la reina para averiguar que ella está presente.
De la gran variedad de métodos conocidos para la introducción de reinas en las colmenas, Portal Apícola presentó aquí los que son más eficaces según reconocidos cabañeros. Sin embargo, si conoce un procedimiento mejor o que le merezca mayor confianza: utilícelo. Dada la gran cantidad de variables que influyen en el proceso de introducir una reina fecundada, todos los entrevistados coincidieron en que «ningún método garantiza al cien por cien el éxito de su trabajo».